Celebrar la Disidencia

Pitcairn es el nombre de aquella isla en la que los marineros de la Bounty, fueron a dar con sus huesos después del famoso motín a bordo. Es también el país del mundo conocido con menos población habida, unos cuarenta y seis habitantes, nueve familias; y el primer lugar del planeta en el que se aprobó el sufragio femenino. Una isla que es también un paradigma de la extrañeza, casi un espejismo de la ficción, una especie de reducto de lo que, aparentemente, resulta fuera de lo normal, ajeno, exótico y extraño.

Una de las intenciones de la literatura ha sido contar la realidad, acercarse a la realidad, ya sea social (de denuncia), personal (psicológica) o mísera (cotidiana) del ser humano. Del mismo modo otra opción de la literatura ha sido la de contar la ficción, celebrar la ficción como si acaso fuera una realidad, como si acaso fuera la realidad, recordándole al lector su capacidad de otredad o de excelencia, pero en cualquier caso, tanto en lo uno como en lo otro, la literatura no ha dejado de ser un sistema que permite alejarse, defenderse o superar el infortunio. Me temo que en una época como ésta que (LEER MAS EN AMBITO CULTURAL)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: