Échale Huevos.

Lo mejor de la cocina de cada casa es que resulta como el parchís, que cada hogar la juega a su manera. Por eso uno a veces se encuentra de invitado en casa de un amigo y se sorprende con unos supuestos espaguetis a la Putañesca sin ajitos, una Ventresca con bonito de lata o un solomillo que es mitad suela de zapato, mitad filete de estofar. Aquí todo queda en casa y el invitado no puede más que darle bombo al plato poniendo sonrisa idiota.

La cosa cambia cuando uno habla de restauración. Ese arte de las provincias por servirte en mantel de papel y cobrarte a los postres. Y es que una vez uno paga uno espera que le pongan en la mesa lo que se ha pedido y se desea. Un año tarde y mal me entero en una conversación con D. Torres de que un convecino mío de la margen izquierda de la Villa, ganó en el 2009 el Premio a la Mejor Tortilla Española por una Tortilla que el particular, dueño del bar Izaro de Indautxu, tuvo a bien llamar Tortilla Estatal (y tiene huevos la cosa y además, patata). La denominación, inexacta donde las haya (tortilla Estatal de qué estado del estado de quién o en qué estado) resulta tan grave como echarle cebolla y pimientos al invento y, debería de por sí, dejar el artilugio fuera de las bases del premio pues sabido es por todos que no se pueden hacer Tortillas Estatales (Dios mediante) a un mismo Tiempo que Españolas, o de Patata, que vendría a ser la calificación pacificadora y pueblerina que uno espera que calme los ánimos del más pintado y provinciano, por ejemplo de mi convecino de Indautxu y dueño y señor del bar laureado.

La cosa no es tan grave mientras uno no pruebe a imaginarse el asunto y a comerse el invento, pero las fiebres se contagian por el aire y todo sea que en la perversión de detallar qué cómo y dónde acabemos por llamar al Pimiento del Padrón, Pimiento Extranjero Limítrofe y Gallego, al Tomate de Almería, Tomate del Sur del Estado Vecino, a la Paella Valenciana, Paella Mediterránea Levantina, a la Tortilla Francesa, Tortilla Extrapirenaica, Gabacha o Napoleónica y al Filete Ruso, Filete de la URSS. Con esta guisa no sólo volveríamos loco al comensal que mirará la carta con estrabismo impertérrito y como si estuviera asistiendo al debate de la nación, sino que haríamos de nuestras caseras conversaciones una delicia espasmódica.

–          Cariño, ¿Nos hacemos una Tortillita Estatal para comer?

–          ¿Con Pimiento Limítrofe?

–          Y Una ensaladita de Tomate Sureño ¿no crees?

–          Yo es que tenía más ganas de Filete de la URSS. Hay que usar esa carne picada que en la nevera se pone mala.

Por fin en casa podremos sentirnos como en Bruselas, manejando problemas de estado, algo que es, sin nosotros saberlo (tuvo que venir un vasco a contárnoslo) una de esas pocas cosas a las que todo ciudadano tiene derecho. Pero no teman, esto ha ocurrido en Indautxu, en el centro exacto de la Villa de los Leones así que no hay temor de que la fiebre se propague porque las vascongadas, por todos es sabido, tienen aire propio y propias enfermedades que no surcan más allá de sus fronteras. Burgos está tranquilo. Cantabria aún no se ha enterado de la amenaza léxica.

Aquí todo queda en casa y cada cual en su casa cocina como se juega al parchís, con las reglas que Dios le dio a bien entender y que no le toquen los llamados. Así que aquí los espaguetis a la Putañesca sin ajito, la Ventresca sin atún y la Tortilla Española, Estatal pero con huevos de California. Y entre tanto el invitado bombo al plato y poniendo sonrisa idiota que a las tonterías hay que echarles humor como se le echa la sal a los platos.

Anuncios

3 comentarios (+¿añadir los tuyos?)

  1. Bianchy Aguirre
    Jun 18, 2011 @ 02:48:51

    Me tope con tu blog gracias a que estaba buscando informacion de el Mundodisco de Terry Pratchett y la verdad lo qe he leido me ha agradado mucho asi que espero seguir pasando por aqui.

    Saludos .

    Responder

  2. Guillermo Aguirre
    Jun 18, 2011 @ 11:27:05

    Me alegra que así sea, Bianchy. Bienvenida a esta casa que también es la tuya, más aún teniendo, como pareces tener, un apellido que me suena tanto. Si no te has leído al amigo de Terry, léelo sin miedo y, si quieres preguntar algo sobre él, quizá pueda ayudarte. Quien sabe.
    Abrazos.

    Responder

  3. Zelig
    Jun 29, 2011 @ 12:24:13

    Estupendo y divertido. No sé como te has enterado del nombre de la tortilla. Yo sabía del premio, pero no de la tontería. Todas estas cosas de los aires privados vascos, da para mover muchos músculos, los de la risa, que son altamente beneficiosos para la salud, tanto como la tortilla española, con perdón.

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: